Mamuchaaaaaaa

El Día de la Madre es, tal vez, una de las fechas más emotivas a nivel mundial.

Se trata de un día para el reconocimiento, el cariño y, para los que no tienen a su madre presente, es un momento para el recuerdo. Es una jornada en la que  se expresa el amor a través de un gesto, de un abrazo, de una comida para esa mujer que nos dio la vida y dedicó la suya a sus hijos.

 

Definir el concepto de Madre es, sin lugar a dudas, una tarea muy difícil ya que no resulta fácil poner en palabras lo que significa ese ser para alguien tan desvalido como un bebé cuando llega al mundo, o para un niño que empieza a dar sus primeros pasos, o para aquellos que se están formando. Se trata, pues, de un oficio tan caótico como maravilloso. Aunque una madre tenga un valor inconmensurable e incalculable, es cierto que la celebración de su día se ha ido transformando paulatinamente en una fecha comercial. Por supuesto que no es malo que un hijo regale a su madre algo material como una manera de expresar sus sentimientos y hay que aceptar el hecho de que recibir un obsequio es encantador, pero es primordial preservar las expresiones espirituales para quienes ocupan un lugar fundamental en los hogares.

 

Por eso, por su rol en la sociedad, el equipo de ABRACADABRA saluda sinceramente a las madres, por cumplir con esa fundamental misión que ellas llevan a cabo con dedicación, generosidad y amor excepcionales.