La importancia de realizar una buena merienda

productos lightCon el inicio escolar las mamás llenamos las alacenas de meriendas para el recreo. Pero… ¿cuáles son las opciones más saludables?

 

Comienzan las clases y las mamás nos preocupamos por los alimentos que vamos a elegir para la merienda de nuestros hijos. En los kioscos escolares el consumo de snacks, alfajores, golosinas y chocolates (alimentos fuentes de grasas, sal, calorías vacías y azúcares) se ha incrementado preocupantemente en los últimos años.

 

Esto se debe a que para los niños son atractivos, sabrosos, están de moda y de alguna manera son más prácticos para algunas madres que a veces por falta de tiempo desatienden la alimentación de sus hijos.

 

La alimentación de un niño es como la edificación de una casa, según los materiales (nutrientes) que se elijan para construirla (de buena o mala calidad), dependerá lo firme y duradero de su estructura.

 

La merienda es un pilar importante en la alimentación que no se debe saltear ni ignorar, ya que los niños pasan varias horas en el jardín o en el colegio realizando diferentes actividades que hacen que su cuerpo pierda energía, la cual debe ser recuperada a través de una buena merienda, sana y nutritiva.

 

Opciones de meriendas saludables:

. Botellita de agua, jugos de fruta naturales o jugos en polvo light.

. Brindarles un vaso de leche, leche chocolatada sin el agregado de azúcar o yogur bebible al llegar a la casa.

. Yogur natural o descremados, con frutas o cereales.

. Fruta fresca o ensalada de frutas.

. Barras de cereal, copos de cereal o mix de cereales.

. Sándwich de pan integral, de salvado o pan francés con queso, jamón desgrasado y tomate.

. Galletas de arroz, solas o acompañadas con un cuadradito de queso.

 

Es aconsejable que los niños participen en la preparación de sus meriendas. Se les debe preguntar qué le gustaría llevar de merienda ofreciéndoles diferentes opciones nutritivas así nos aseguramos que los alimentos sean de su agrado y que él pueda disfrutarlos.

 

No olvide que su hijo prefiere comer rápidamente para aprovechar al máximo el tiempo de su recreo.

 

Deje que su hijo elija una vez por semana una merienda, ofreciéndole un bizcochuelo casero, tarta de manzana, galletitas dulces sin relleno (bay biscuits, vainillas, de miel, de avena o tipo María) o alfajores de maicena o de fruta.

 

Sabrina A. Bastanzo

Licenciada en Nutrición

M.N: 3850, M.P: 1344