La imaginación al poder!!

web-imaginacionLa creatividad es un elemento muy importante que ayuda a desarrollar la capacidad de los niños. Con la creatividad pueden ser más constructivos, creativos y tener pensamientos originales. Ella los ayudará a formarse y a afrontar los diferentes retos que se plantean en la vida.

 

Fomentar la creatividad y la resolución de problemas, ayuda a tu hijo a desarrollar habilidades que pueden ser aplicables a todo lo que hace.

 

Tomás y Julián acaban de mudarse de casa, la mamá ha desocupado algunas de las cajas que se usaron para embalaje y las ha dejado en el patio. Los chicos las descubrieron y comenzaron a jugar con ellas. Pronto se sumaron los nuevos vecinos y nuevas posibilidades de juego se abrieron para todos. Mamá les preguntó desde la ventana de la cocina:

 

-“¿Qué van a hacer con esas cajas?” y un torbellino de ideas se desató en el patio:

-«¡Podemos utilizar las cajas como los tambores!» dijo Tomás.

-«Vamos a saltar adentro y afuera de las cajas «, dijo el vecinito menor.

-«Yo sé», dijo Julián «vamos a hacer casas para los animales.»

-«¿Por qué no poner las cajas para hacer un castillo en el que podamos entrar?».

 

Cada uno propuso así utilizar los mismos materiales con fines muy diversos. La perspectiva única de cada niño es lo que hace maravillosamente rico el proceso de invención.

 

De hecho, lo que los niños crean en estas situaciones de “juego”, son ventanas abiertas a su proceso de reflexión interna así como a sus intereses. Por eso, cuando tu hijo te muestre alguna maravillosa invención realizada con objetos reciclados, alentalo y demostrale tu aprobación. Recordá que es el producto de mucho pensar y experimentar, aunque a simple vista no lo parezca.

 

Distintos tipos de pensamiento

La capacidad de inventar algo requiere de creatividad e imaginación.

 

El pensamiento creativo es una destreza muy importante que se puede aplicar a todo lo que hacemos en la vida, especialmente a la resolución de problemas.

 

Memorizar información, como letras y números, es necesario, pero no es lo que hace que un niño sea un «pensador». Será un pensador en tanto tenga la capacidad de utilizar esta información en situaciones nuevas y creativas. Es importante que el niño sepa qué hacer con la información que recibe (y no sólo que la recuerde).

 

El pensamiento crítico es la capacidad mental de “desarmar” una idea o un problema en partes. Esto implica clasificar, comparar similitudes y diferencias, por ejemplo cuando le pedimos al niño que compare el tamaño de los bloques para inventar un puente más fuerte, estás poniendo en práctica habilidades del pensamiento crítico.

El pensamiento flexible es la capacidad de vislumbrar posibles soluciones a una situación problemática o de ver objetos o situaciones desde diferentes perspectivas. Los niños pequeños son, a menudo, muy buenos ejemplos de pensamiento flexible cuando usan una maceta a modo de sombrero o una cuchara como micrófono.

 

La importancia de la intervención de los adultos

La creatividad es el punto de encuentro entre imaginación y realidad, la puerta tanto hacia nuestras emociones como hacia nuestro conocimiento; es un derecho fundamental del niño y una responsabilidad humana. Autores como Parra & Gómez (Creatividad para padres) crearon guías para incentivar la creatividad:

  1. Cuando el niño te pregunte algo, cuestiónalo sobre qué piensa él.
  2. Fomenta su autonomía.
  3. Inventa cuentos y que tu hijo siga la historia.
  4. Cambien el final de un cuento tradicional. ¿Qué pasaría si Cenicienta no hubiera perdido el zapato al momento de escapar?
  5. Enseña tolerancia ante la diferencia, respeta sus puntos de vista.
  6. Explica la discapacidad y cómo aceptar la diferencia.
  7. Ofrece la  oportunidad de hacer juego de roles, donde te pongas en la posición de niño y bríndale herramientas tu hijo para resolver conflictos y aprender de situaciones de peligro.
  8. Estimula los cinco sentidos de tu hijo.

 

Si queremos que nuestros hijos y alumnos sean adultos capaces de enfrentar situaciones y responder ante ellas con eficacia, si queremos que sean capaces de tener ideas originales que logren cambiar el mundo, es necesario que empecemos cuanto antes a cultivar la semilla de la creatividad.