Familia y sociedad

Matrimonios homosexuales, familias ensambladas o monoparentales, solteros, forman las nuevas estructuras familiares.

 

No importa cuál sea la constitución de una familia, sino el rol que  ésta desempeña en la vida de un niño, en su estabilidad, en su conformación de valores, es decir, en su guía y acompañamiento en el recorrido de la vida.

 

Es, sin dudas,  el primer ámbito socializador y, dependiendo de la dinámica del núcleo del cual el niño forma parte, son los esquemas y patrones que va a reproducir. La familia que fomenta la violencia contribuye, pues, a una sociedad violenta.

 

Es la encargada de enseñarnos cómo comportarnos y qué hacer en determinados momentos, por ende, su rol es muy significativo al ser un agente transmisor de valores que perdurarán en la adultez. Allí radica su relevancia en la vida de una persona, dado que su función es la de formar niños con el fin de crear adultos emocionalmente equilibrados y con buenas relaciones interpersonales.

 

Esta institución no sólo debe brindar al niño cuidados primarios, sino un hogar en el que  pueda desarrollarse de manera integral para ser un adulto feliz y útil a la sociedad.

 

Equipo Abracadabra