Artistas con Crayones

CRAYONESInnovadoras formas de crear, explorar y experimentar con crayones.

 

Mauro, de 5 años, dibuja graciosamente con sus crayones en una amplia hoja de papel que su mamá pego en la pared. Este área gigante le dejó toda su habitación para explorar las diferentes formas de usar crayones. Feliz, Mauro llenó sus manos de crayones y dibujó con todos a la vez, mientras gritaba: “¡Mamá, mirá, hice un arco iris!”.

 

Este niño descubrió el placer real de trabajar con crayones: experimentación. Testeó su propia fuerza y destreza viendo cuántos crayones cabían en su mano, entonces se hizo la pregunta: ¿”Qué pasaría si…”? para ver si podía agarrar muchos crayones y dibujar al mismo tiempo.

 

Afortunadamente, la mamá de Mauro le dio gran espacio y tiempo para sus “experimentos” con crayones. En lugar de decirle cuál era la forma “correcta” de dibujar o colorear, mamá lo ayudó a crear, y también a resolver problemas desde distintos puntos de vista.

 

De esta forma es como se desarrolla  el pensamiento creativo. Se toma un elemento como los crayones, y se exploran  todas las formas posibles de ser usado.

 

Por ejemplo cuando dibuja espirales o deja caerlos sobre el papel, Mauro explora causa y efecto. Sorprendido,  descubre que cuando suelta los crayones sobre la mesa cubierta de papel, ¡puede dibujar puntos y líneas maravillosas!

 

Los crayones son un medio muy versátil, que van más allá de pintar y colorear. Al ser de cera,  permiten ser usados en varias superficies. Pero para trabajar con crayones es necesario un poco más de fuerza y coordinación en las manos que la necesaria para los marcadores, porque las líneas no se dibujan con facilidad, pero, ¡eso es fantástico! Porque con estos movimientos estamos ejercitando los pequeños músculos que necesitamos para escribir más adelante.

 

Algunas sugerencias para inspirar a nuestros hijos… ¡Crayones!

1- Noche mágica de pintura

Dibujen con un crayón algún motivo nocturno y pinten sobre él con témperas de color oscuro (negro, azul o púrpura) como por arte de magia, el dibujo reaparecerá sobre la témpera.

 

2- Crayones enjabonados

Esta técnica puede ser usada en las paredes del baño. Mezclar 6 gotas de colorante para alimentos, una taza de jabón en polvo y 3 cucharaditas de de agua, hasta que la mezcla tenga consistencia de pasta. Luego deben colocarlos en pequeños recipientes y dejarlos secar al aire libre. Y por último, ¡a pintar!

 

3- Creando velas de crayón

Necesitamos una vela común y crayones, derretir la vela a baño maría, agregar los crayones. Se pueden  usar cajitas de jugo para el molde de la vela, se agrega un piolín a modo de mecha  y voila! velas de colores!

 

4- Texturas de colores

Por ser de cera, los crayones son perfectos para colorear una gran variedad de superficies como cartón, diversos papeles o aún hojas caídas de algún árbol. Su hijo aprenderá sobre las texturas mientras crea una bella e inusual obra de arte.

 

5- Para hacer en familia

Si tiene crayones viejos ¡no los tire! , colóquelos en un molde pequeño, derrítalos en el horno y combínelos para crear nuevos y vibrantes crayones. Su hijo no podrá creer cómo  se derriten y combinan sus viejos crayones y salen ¡como nuevitos!

 

6- Saludos de crayón

Nada mejor que enviar tarjetas de salutación a amigos y familiares hechas por los chicos con sus crayones. Para ello doblar una hoja por la mitad y pegarla con adhesivo, eso hará una especie de sobre para proteger y enviar la tarjeta que con tanta dedicación hizo nuestro pequeño.

 

7- Piense fuera de la caja de crayones

Con ellos es posible construir innumerables cosas y formas, como por ejemplo una casita, un puente, un camino, ¡lo que sea!. Ayudando a nuestros  hijos a ordenar los crayones en diferentes formas: por color, por tamaño, o si están enteros o rotos. Otra forma divertida de jugar con ellos es medirlos. Comparando juntos cuán larga puede ser una línea dibujada con un crayón roto, determinar por su tamaño cuál fue el más o el menos usado de la caja.

 

¡Ideas simples que te divertirán a lo grande!